El placer de estar en Brasil no se resume apenas a su rica y colorida música, a la gran alegría de su pueblo ni a un delicioso baño de mar en las aguas tranquilas y transparentes de sus fascinantes piscinas naturales, descubriendo especies exóticas de la fauna y de la flora marina. Brasil es mucho más.

Las playas guardan tantos secretos ... islas de paisajes deslumbrantes que preparan al visitante para el espectacular y apasionado encuentro de las lagunas con el mar.

 

Brasil, tierra del placer, de delicias como la culinaria, afrodisíaca y relax al compás de las ondas del mar.

 

Salvador centro de la cultura brasileña, sus raíces africanas y portuguesas están presentes en cada punto de la ciudad, en la raza del pueblo, en el ritmo y las expresiones de la danza, en su "gracia", en la hospitalidad y en la arquitectura, representada por caseríos e iglesias.

 

Conocer Río de Janeiro es conocer la obra maestra del Arquitecto del Mundo, como trabajó su mano colocando las islas a su vista, un bosque en el mismo corazón de la ciudad, una bahía con excelentes condiciones de navegación, playas y lagunas. Pero, no conforme aún, procedió a dotarlo con el mejor de los climas. Como dicen los turistas y cariocas Río es incomparable.