Bután

Bután es un país del sur de Asia ubicado en la cordillera del Himalaya y sin salida al mar. Limita al norte con la República Popular China y al sur con la India. Es una región regida por una monarquía constitucional, cuyos órganos y sede de gobierno se hallan en la capital, Timbu. Con una superficie de 40 994 km² y una población inferior a los 800 000 habitantes, Bután es uno de las países más pequeños y con menos población del planeta. Su territorio está dividido en diez provincias.

Hasta el siglo XVII la población del territorio estuvo siempre en continuas guerras, pero el jefe tibetano Shabdrung Ngawang Namgyal los unificó y comenzó a extender el territorio. Posteriormente, algunas de las tierras conquistadas pasaron a la Compañía Británica de las Indias Orientales, con el fin de que ayudasen a expulsar a los invasores. Esto se resolvió mediante un acuerdo de paz por el que Bután se retiraría a sus fronteras de 1730, aunque siguió habiendo enfrentamientos.

La dinastía Wangchuck ha gobernado desde entonces e introdujo diversas medidas económicas y políticas, como el índice de la Felicidad Nacional Bruta como indicador principal de desarrollo en lugar de la economía, basada en la agricultura. En 2006, el rey Jigme Singye Wangchuck abdicó en su hijo Jigme Khesar Namgyal Wangchuck, pero no fue coronado hasta 2008.

El territorio de Bután está dividido en 20 distritos denominados dzonkhags. Estos son administrados por un cuerpo denominado Dzongkhag Tshogdu y además hay una administración municipal para las localidades que está directamente subordinada de la gestión de los distritos.

Aunque no existe una medición exacta de la superficie de Bután, oficialmente se reconoce que posee un área de 40.994 km², similar a la de Suiza, y limita al norte con China y al sur con la India, a lo largo de 1075 kilómetros de frontera.

Los numerosos glaciares y ríos que hay a lo largo del país son los que conforman la hidrografía local. Las principales corrientes de agua son el Drangme Chhu, el Puna Tsang Chhu, el Wang Chhu y el Torsa Chhu.

Bután tiene un clima muy diverso, dependiendo de la altitud y de los monzones. En las regiones del sur, persiste el clima tropical, con temperaturas de 15 ºC en invierno y por encima de los 30 ºC en época estival, mientras que en las zonas más montañosas los termómetros pueden caer a temperaturas bajo cero en enero y no superar los diez grados en verano.

Bután cuenta con 6216 especies de anfibios, aves, mamíferos, reptiles y plantas vasculares registradas, lo que le convierte en uno de los países con más diversidad biológica del planeta. Particularmente, cuenta con 625 especies de pájaros y 5468 de plantas vasculares. Entre la flora destacan más de 300 especies de plantas medicinales, así como 46 de rododendros, además de un gran número de magnolias, enebros y orquídeas, y árboles como pinos y robles. La capa de bosques, que ocupa aproximadamente el 72 % de la superficie total, está dividida en tres zonas diferenciadas: la alpina, la templada y la subtropical, que alberga la vegetación tropical típica.

Por otra parte, en el país viven numerosas especies indígenas, como el langur dorado, el panda rojo, la grulla cuellinegra, el leopardo de las nieves o el takin. Este último es considerado como el animal nacional.

El cuidado de la ecología y el medio ambiente es muy importante en Bután, ya que es uno de los pilares que sustentan la idea de la Felicidad Nacional Bruta. De hecho, existe una Comisión Nacional para tales fines, cuyo objetivo es proteger los espacios naturales, fortalecer el consumo consciente de recursos y fomentar la responsabilidad social con la naturaleza.

La industria del turismo en Bután comenzó en 1974, tras varios años de aislamiento al exterior. Desde ese entonces, está siendo un gran contribuidor a la economía del país, creando numerosos puestos de trabajo y añadiendo ingresos adicionales para el gobierno. La política de turismo, lanzada en 1991, está basada en los principios de sustentabilidad, evitando la llegada masiva de turistas que puedan provocar consecuencias en su patrimonio, y que sea viable para la naturaleza, cultura y sociedad.

Entre los atractivos del país destacan sus paisajes, la arquitectura y las fiestas religiosas, pero en particular, es muy popular el Taktshang, cuya traducción significa «nido del tigre».

La televisión e internet no llegaron a Bután hasta 1999, siendo uno de los últimos países en introducir estas tecnologías. En 2009, se registraron unos 50.000 internautas, así como 14.590 servidores en 2012. Además, cuenta con 27.000 líneas telefónicas y 560 000 de móvil, según estadísticas de 2012. El país dispone de una cobertura prácticamente total en las localidades, aunque para las llamadas domésticas tiene baja intensidad y las internacionales son desviadas hacia India, donde conectan con el país receptor.

En 2014 se estimó una población de 745 103 habitantes, de los cuales 387.520 son hombres y 357.633 son mujeres. El 27,3 % es menor de catorce años, el 20,1 % tenía entre 15 y 24 años, el 40,8 % entre 25 y 54, el 6 % entre 55 y 64 y el 5,9 % restante se encontraba en una edad superior a los 65 años.