París, una ciudad de ensueño, la ciudad de las artes, la ciudad del amor. París la cosmopolita, la de las mil caras y las mil etnias. Así es París, tradición y modernidad, la torre Eiffel y el barrio Latino, los bulevares, Montmatre y por supuesto Le Marais, el barrio gay. París es la fusión de los tiempos. Una ciudad para gozar con el cuerpo y con el espíritu, sin prisas. Maravillosa, glamourosa, monumental, artística,… en definitiva París es única. Le dediques una semana de tus vacaciones o seas un privilegiado que puedas permanecer más de un mes en ella, no tendrás tiempo para conocerla por completo.

 

Si por algo la ciudad es el primer destino receptor de turismo del mundo, es porque ella en sí es todo un monumento. París tiene un patrimonio único, se trata de una ciudad donde se pueden hallar excelentes muestras artísticas de todos los tiempos y países. 

A esta riqueza se une su bella y apacible ubicación en la ribera del Sena. A continuación destacaremos los puntos de interés básicos que no debes obviar en tu viaje a la ciudad.

 

La Torre Eiffel. La torre es el triunfo del industrialismo, del metal, sobre la piedra; la magnífica piedra que ha dado a París una armonía y solidez notables. Vencedora de un concurso convocado para la exposición de 1889, fue edificada entre 1987 y mayo de 1889, con una vocación sumamente perecedera: se preveía que sólo durara el tiempo dedicado a la exposición. La torre sirvió pronto para las comunicaciones, radiotelegrafía primero y luego antena de radio y televisión