Madagascar

Madagascar, una de las mayores islas del mundo, está separada del continente por el canal de Mozambique. Una extensa meseta central, de origen volcánico, domina las llanuras del litoral, calientes y húmedas, cubiertas al este por selvas tropicales y al oeste por sabanas. La parte oriental de la isla es muy lluviosa, mientras el resto tiene clima tropical seco. La población se concentra en las tierras altas centrales. En el litoral se cultivan arroz y productos de exportación: azúcar, café, banano, vainilla. La ganadería, esparcida por toda la isla, es otra actividad importante. Los principales recursos minerales son: grafito, cromo y fosfato. Entre los mayores problemas ambientales se señala la deforestación (se estima que la destrucción forestal alcanza a 75% de las tierras). El escaso saneamiento y los desperdicios orgánicos han provocado la contaminación de muchas vías fluviales. Madagascar es considerada una gran reserva biológica, aunque corre peligro de extinción debido al tipo de cultivos que se practica desde hace siglos: la destrucción supera la capacidad de la selva de auto-regenerarse.