Marruecos

El país está abierto a las influencias oceánicas por una extensa costa de 800 km. En Marruecos oriental, montañoso (cordilleras de Atlas y Rif), cubierto de una estepa pobre, viven los bereberes nómades. En las llanuras que se extienden al pie de las montañas, se cultivan cítricos, legumbres y cereales. En la parte occidental, la zona escarpada de los montes Atlas, Gran Atlas y Anti-Atlas, tiene ganadería extensiva y es rica en minas de fosfatos, zinc y plomo. En las llanuras costeras se cultivan vides y cítricos. Las reservas ictícolas son importantes y en general las explotan flotas extranjeras. La erosión del suelo es el resultado de diversos factores, incluyendo la expansión de las granjas en las áreas marginales, la sobreexplotación de los campos de pastoreo mediante el exceso de animales, la destrucción de la vegetación para la obtención de leña y la conversión de las áreas forestadas en sembradíos. Algunos esfuerzos han sido emprendidos por revertir este proceso, fundamentalmente a través de la reforestación.