Perú país mágico y milenario, posee una diversidad y riqueza poco comunes en el mundo y ofrece al visitante infinitas alternativas y la posibilidad de vivir una experiencia única: Historia, cultura, naturaleza, aventura y mucho más en un solo destino. 

 

Diez mil años de historia en más de 180 museos y destinos arqueológicos. Si bien la palabra Perú evoca inevitable y casi inmediatamente, las imágenes de Machu Picchu y del Imperio fundado por los Incas, por sus caminos es posible conocer el impresionante patrimonio arqueológico heredado por civilizaciones más antiguas que dan testimonio de su arte, costumbres, ritos y desarrollo. 

 

Perú por su naturaleza es considerado “un paraíso natural”, ya que  cuenta con 84 de las 104 zonas de vida que existen en el planeta convierte al Perú en un destino privilegiado para los amantes de la naturaleza y ha convertido el 13% de su territorio en Áreas Naturales Protegidas.  La belleza de las aguas de los ríos peruanos está en los cañones que han roído con tenacidad de siglos, en las caídas de agua, en la vegetación que surge por doquier, y en las variedades de fauna que surcan sus aguas. Todo ello las convierte en rincones favoritos para bañarse, practicar deportes de aventura o simplemente, descansar. 

 

El Perú es país que baila y canta sus alegrías y tristezas con extraordinario colorido y gran parafernalia. Se celebran cerca de 3.000 fiestas populares al año. La mayoría de ellas se organiza en torno de un santo patrón y se inscribe dentro de un calendario cristiano adoptado en la época colonial, pero cuidadosamente fusionado a las creencias mágico-religiosas de una región particular. A estas fiestas religiosas se suman otras celebraciones netamente paganas como las vinculadas a mitos ancestrales en las comunidades nativas de la selva y las numerosas fiestas creadas en los últimos siglos o décadas.