Polinesia

La Polinesia es una división tradicional de Oceanía, constituida por un grupo aproximado de mil islas situadas en el centro y en el sur del océano Pacífico.

Polinesia puede describirse como un triángulo de 30 millones de km2, con sus esquinas en Hawái, Nueva Zelanda y la Isla de Pascua. Los demás grupos principales de islas situados dentro del triángulo polinesio son Samoa, Tonga, las cadenas de islas Cook y la Polinesia francesa. Las Polenisia se compone por las siguientes islas:

  • Islas Hawái (Estados Unidos)
  • Islas Fénix y de la Línea (República de Kiribati)
  • Islas Tuvalu (Tuvalu)
  • Islas Tonga (Tonga)
  • Archipiélago de Tokelau (aún dependientes de Nueva Zelanda)
  • Islas Cook (Nueva Zelanda)
  • Niue (Nueva Zelanda)
  • Islas de Wallis y Futuna (Wallis y Futuna, Francia)
  • Samoa (independiente) y Samoa Americana (Estados Unidos)
  • Islas Tubuai (Polinesia Francesa, Francia)
  • Islas de la Sociedad (Polinesia Francesa, Francia)
  • Islas Tuamotu (Polinesia Francesa, Francia)
  • Islas Marquesas (Polinesia Francesa, Francia)
  • Rapa (Polinesia Francesa, Francia)
  • Islas Australes (Polinesia Francesa, Francia)
  • Islas Pitcairn y dependencias (Reino Unido)
  • Isla de Pascua (Chile)

La cultura polinesia se considera proveniente de la cultura lapita, la cual se desarrolló principalmente al Norte de Melanesia hace 3000-3500 años y se extendió por el Oeste de Polinesia hace 2100-3200 años.

El primero en hacer estudios para dilucidar el origen de los polinesios fue el genetista Bryan Sykes, que comenzó con 20 muestras de sangre en la isla Rarotonga, para estudiar el ADN mitocondrial, en el año 1990. Posteriormente (en el año 1992) obtuvo 1200 muestras de diferentes islas de la Polinesia. Una conclusión de estos estudios fue que todos los habitantes de la Polinesia son descendientes de un grupo de personas que partió de las costas de China o Taiwán, por una fecha cercana al año 1500 AC.

Las lenguas polinesias son el principal factor que define toda la región. Si seguimos la relación de parentesco con las demás lenguas malayo-polinesias, se puede deducir el proceso migratorio que dio origen a los pueblos polinesios.

La historia registrada de Polinesia es una de las más recientes, comparadas al resto del mundo.

El poblamiento de Polinesia se inició hacia el año 1000 a. C. a partir de Samoa, verdadero centro de dispersión de la cultura polinesa. Desde allí ocuparon las islas Cook, Tahití y Tuamotu y arribaron a las islas Marquesas en el siglo III; a Hawái y Pascua entre el siglo IV y el siglo VI. A partir de Tahití, llegaron a Nueva Zelanda desde el siglo VIII.