Moscú - San Petersburgo - Murmansk

El Programa Incluye:
-Pasaje aéreo Volando con Lufthansa (Clase económica)
-Hospedaje categoría 3 y 4 estrellas en Rusia
-Pasajes Aéreos internos según itinerario (Clase turista)
-Transporte terrestre
-PENSION COMPLETA
-Guía de habla hispana en destino
-Entradas de admisión a los lugares a visitar en Rusia
-Seguro de Asistencia Médica Cobertura x USD 80.000
-Gastos Bancarios y Administrativos
-IVA
No incluye por persona:
-Propinas diarias guía/chofer/maleteros/mozos
-Gastos Personales
-Todos los servicios NO detallados como incluidos en este programa.

  • Código: 1070
  • Duración: 12  Días  Noches 
Consultar

DÍA 01 ABRIL / BUENOS AIRES –MOSCÚ
Salida en vuelo de Lufthansa a las 16.55 hs con destino a Moscú (Escala de 1.45 hs en Frankfurt con cambio de avion).

DÍA 02 ABRIL / MOSCÚ (CENA)
Llegada a Moscú.Traslado Alojamiento y Cena en el hotel.

DÍA 03 ABRIL / MOSCÚ (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Visita Panorámica de Moscú.
Vibrante, moderna, tendencia hasta el extremo, la capital rusa es un destino cultural de primer nivel. Esta metrópolis trepidante acoge el célebre Bolshói y el grandioso Kremlin. Teatros, salas de conciertos, boutiques de diseño, restaurantes y clubs de moda se alinean a orillas del Moscova.
Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. A través de amplias avenidas como la célebre Tverskaya, llegaremos a la “Colina de los Gorriones”, coronada por el célebre rascacielos de inspiración estalinista en el que se encuentra la Universidad Lomonósov. Desde aquí podremos admirar una espléndida vista de la ciudad. Contemplaremos los exteriores del célebre Monasterio de Novodévichi y su lago, que inspiraron a Tchaikovsky en el “Lago de los Cisnes” y pararemos en el Parque de la Victoria, construido tras la II Guerra Mundial. Recorreremos las avenidas que bordean el río Moscova, con vistas de la “Casa Blanca”, sede del Gobierno Ruso. Continuaremos dando un paseo en la calle Arbat, lugar de encuentro preferido de los moscovitas, animada vía peatonal en el corazón del casco antiguo. Es también llamada el “Montmartre ruso”, ya que está situada en un barrio bohemio donde anteriormente vivían numerosos artistas. Aun hoy día la frecuentan numerosos pintores y artistas callejeros. Pasaremos frente a la catedral de San Salvador, el edificio de la “Duma” o parlamento ruso, el célebre teatro Bolshói y el imponente edificio de la “Lubianka”, sede del antiguo KGB. No adentraremos en las callejuelas del antiguo barrio “Kitai-Gorod” y sus pequeñas iglesias. Finalmente, llegaremos a la Plaza Roja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo. En plaza Roja se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el Ejército Ruso en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año.
Almuerzo.
Visita del Metro de Moscú.
Inaugurado el 15 de mayo de 1935 por el poder soviético como símbolo del avance tecnológico e industrial del sistema político, el Metro de Moscú era el “Palacio del Pueblo”. En su decoración participaron los más importantes artistas de la época y se utilizaron materiales procedentes de todos los rincones del país, queriendo simbolizar la unidad de los pueblos soviéticos. Aun hoy día es el principal medio de transporte de la ciudad y uno de los principales del mundo, con 200 km de líneas y 145 estaciones. Visitaremos las más importantes, construidas con lujosos materiales, como más de 20 variedades de mármol, granito, ónice y decoradas con pinturas, mayólica, vidrieras, murales, mosaicos e incluso grupos escultóricos.
Recorrido a pie por el centro histórico.
Comenzaremos junto a la Plaza Manézhnaya, antiguo mercado de ganado, donde también se encontraban las cuadras de la caballería imperial. Pasaremos junto al “kilómetro cero de Rusia”, y seguiremos ante las bellas fachadas Art-Nouveau de los lujosos hoteles Nacional y Metropol. Nos pararemos ante la fachada del edificio de la “Duma” o parlamento ruso. Admiraremos el célebre Teatro Bolshói y el imponente edificio de la “Lubianka”, sede del antiguo KGB. Nos adentraremos en las callejuelas del antiguo barrio de mercaderes “Kitai-Gorod” y sus pequeñas catedrales, como la de Nuestra Señora de Kazán y la de la Santa Epifanía. Entraremos en GUM, famosísimas galerías comerciales históricas, hoy transformadas en templos del lujo. Llegaremos a continuación a la Plaza Roja, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, llamada así por el color de los ladrillos de los edificios que la rodean: el Museo de Historia, las murallas del Kremlin y la catedral de San Basilio, con sus famosísimas cúpulas multicolores en forma del bulbo. En ella se sitúa el Mausoleo de Lenin y sobre sus adoquines desfila el Ejército Ruso en las numerosas conmemoraciones que tienen lugar a lo largo del año. Finalizaremos el paseo bordeando las murallas del Kremlin, el Jardín de Alexander, el más antiguo de Moscú; la tumba del soldado desconocido con la “llama eterna” y el monumento a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial.
Regreso al hotel.
Cena en el hotel.

DÍA 04 ABRIL / MOSCÚ(PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Visita del Kremlin con sus Catedrales.
La palabra “Kreml” significa fortaleza en ruso. En la antigua Rusia, en cada ciudad de importancia se erigía un recinto amurallado dentro del cual se situaban el centro de poder militar, civil y religioso, como las principales iglesias y catedrales. El de Moscú, cuna de la ciudad, es el más importante del país, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Construido en el siglo XII, su forma actual se concluyó en el siglo XV, y es un magnífico reflejo de las diferentes etapas del arte ruso, concentración monumental única de arquitectura, pintura y artes decorativas y aplicadas. Los mejores artesanos y artistas trabajaron en sus iglesias, catedrales y palacios, legándonos obras de incalculable valor. En el inolvidable marco de sus calles y plazas se concentraba el símbolo del poder y la gloria de Rusia. Aun en la actualidad alberga algunos de los principales órganos del gobierno político y religioso: el Palacio Presidencial, diferentes edificios administrativos y militares, como el Senado y el Arsenal, así como numerosas iglesias y catedrales. Sus murallas, dominando el río Moscova y la Plaza Roja, están compuestas de ladrillos de más de 8 kg de peso, miden entre 5 y 19 metros de altura y tienen una longitud total de 2.235 metros. Visitaremos el interior del recinto para admirar la “Campana Zarina”, la mayor del mundo, fundida en 1733, y el “Cañón Zar”, uno de los mayores jamás construidos, fundido en 1586 por Andréi Chójov. Su finalidad era la de defender la entrada por la Puerta de San Salvador, pero hasta ahora nunca se ha utilizado. Finalizaremos visitando la célebre “Plaza de las Catedrales”, enmarcada por las de San Miguel, la Dormición y la Anunciación.
Incluida Visita de la Armería del Kremlin.
Almuerzo.
Visita de la catedral de Cristo Redentor.
Esta imponente catedral fue la mayor iglesia ortodoxa jamás construida, erigida para celebrar la victoria rusa ante las tropas de Napoleón. No fue concluida y consagrada hasta 1883, con motivo de la coronación del Zar Alejandro III. De estilo neobizantino en su planta y neoclásico en su construcción, su decoración incluía representaciones de batallas durante la lucha contra las tropas napoleónicas, realizadas sobre mármol de Carrara. Fue dinamitada en 1931 por orden de Stalin, para erigir el futuro “Palacio de los Soviets”. El proyecto fue rápidamente abandonado debido a infiltraciones de agua del rio Moscova en sus cimientos, y en su lugar se construyó la mayor piscina pública del mundo. Tras la caída del comunismo, la catedral fue reconstruida conforme al modelo original y fue reinaugurada en 2000, coincidiendo con la canonización del último zar y su familia, asesinados durante la revolución bolchevique.
Visita del barrio «Octubre Rojo».
La legendaria fábrica de chocolate Octubre Rojo fue construida en 1862 a orillas del rio Moscova. Fue fundada por Von Einem, un empresario alemán y se desarrolló rápidamente: el famoso edificio de ladrillo rojo situado frente a la catedral de San Salvador fue ampliado, y se le añadieron viviendas para los trabajadores y edificios administrativos. Pronto se convirtió en todo un icono de Moscú, con su aroma a chocolate extendiéndose por el centro de la capital. La empresa fue designada proveedor oficial de la familia imperial. Tras la revolución, los comunistas expropiaron la fábrica y en 1922 le dieron su nuevo nombre. A pesar de ello, la empresa continuó su desarrollo e incluso sobrevivió a la demolición de su vecina catedral. Se convirtió en un importante proveedor del Ejército Rojo y, durante la Segunda Guerra Mundial, sus chocolates formaban parte de las raciones de combate de los soldados, pilotos y submarinistas soviéticos. Octubre Rojo sobrevivió a los tiempos de los Zares, al régimen soviético y a la Perestroika en plena forma y siguió creciendo a tal ritmo que en 2007 su producción tuvo que ser trasladada a un nuevo emplazamiento, lejos del centro. La fábrica quedó vacía, condenada a la demolición para ceder su sitio a nuevos apartamentos de lujo. Sin embargo, el promotor decidió dejarla intacta y alquilar sus espacios. En 2008 María Baibakova sustituyó las antiguas líneas de producción de chocolate por la primera galería de arte moderno, que tuvo un gran éxito. Pronto el barrio se convirtió en un imán de artistas, creadores, publicistas y diseñadores. En 2009 tuvo lugar aquí la 3ª Bienal de Arte Contemporáneo de Moscú. Hoy en el barrio tienen su sede, entre otros, el Instituto de Diseño Strelka y el Centro de Fotografía Hermanos Lumière. También se encuentran aquí numerosos estudios, galerías de arte, y terrazas y clubes nocturnos de moda. Pasearemos por el barrio para apreciar los cambios que ha experimentado en los últimos anos y descubrir su nuevo aspecto.
Paseo por el barrio de Zamoskvorechye.
Este es un barrio histórico singular, situado al sur del Kremlin de Moscú, del que le separa el río Moscova. Es un barrio muy diferente al resto de la capital: aquí todavía perduran las bellas casas tradicionales de dos plantas, y cada calle alberga una iglesia, que en otras partes de Moscú fueron destruidas por los comunistas. Si al otro lado del río vivían las autoridades y los nobles, aquí se establecieron los mercaderes y negociantes a partir del siglo XVIII. Posteriormente, durante el siglo XIX, llegaron a Zamoskvorechye numerosos artistas, poetas y arquitectos, en una época de gran creatividad y esplendor del barrio. Podremos admirar magníficos ejemplos de la arquitectura de los siglos XVIII y XIX, en un ambiente tranquilo y agradable.
Visita de la Galería Tretiakov.
Esta incomparable pinacoteca fue llamada así en honor a su fundador, el célebre negociante Pavel Tretiakov (1832-1898), gran mecenas ruso del siglo XIX. Su sueño fue siempre la creación de un museo accesible a cualquier visitante, con una gran colección de objetos que permitieran comprender y admirar la historia del Arte ruso, sacro y laico. El proyecto se hizo realidad en 1881, con la inauguración de la Galería. Tretiakov donó más de 2000 obras de su colección privada a la ciudad de Moscú, constituyendo el embrión de lo que hoy es este impresionante museo. Alberga más de 130.000 obras creadas por artistas rusos, un excepcional panorama histórico de la pintura rusa, desde el siglo XI hasta nuestros días. Su mayor tesoro es su magnífica colección de iconos, destacando “la Virgen de Vladimir”, de estilo bizantino y que la tradición atribuye a San Lucas, y la obra maestra del gran Andréi Rubliov, “la Trinidad”.
Regreso al hotel.
Cena en el hotel.

DÍA 05 ABRIL / MOSCÚ (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Excursión a Serguiev Posad, el “Vaticano Ruso” y visita del Monasterio.
Situado a unos 70 Km. al nordeste de la capital rusa, en la ruta Imperial del Anillo de Oro, Serguiev Posad (antes llamado Zagorsk) es uno de los centros más importantes de la religión ortodoxa. Su construcción fue iniciada por San Sergio, quien estableció en el lugar un monasterio-fortaleza en 1340. Con el paso del tiempo, el monasterio se convirtió en uno de los más espectaculares e importantes centros espirituales del país. En él podemos apreciar elementos característicos de la arquitectura militar de los siglos XV al XVIII, periodo en el que tuvo su máximo desarrollo. Activo aun hoy día como monasterio fortificado de la Trinidad San Sergio, es además Seminario, Instituto Teológico, lugar de peregrinación y sede y residencia del gran patriarca de todas las Rusias, por lo que se le conoce como el “Vaticano Ruso”. Entre sus numerosas iglesias y catedrales destacan la cúpula azul de la Catedral de la Asunción, o la más importante de ellas, la catedral de la Dormición. Esta última contiene la tumba de Boris Godunov y su familia, y una copia del famosísimo icono “la Trinidad”, de Andréi Rubliov, cuyo original se encuentra en la Galería Tretiakov de Moscú. Serguiev Posad ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Visita incluida: Taller de pintura de muñecas rusas “matrioshkas”.
Almuerzo.
Salida hacia Izmáilovo.
Visita de Izmáilovo.
Situado a poca distancia de Moscú, Izmáilovo es célebre por su inmenso mercado, donde todo se puede encontrar, desde modestos recuerdos y artículos que no valen más que un puñado de rublos, a las refinadas producciones de los mejores artesanos. Además de las tradicionales muñecas rusas, se puede encontrar sobre todo joyas y artículos de bisutería, “suvenires” de la época soviética y también artesanía procedente de todos los rincones del país. La inmensa cantidad de artículos y lo variado de sus orígenes son la prueba palpable de que nos encontramos en el cruce de Europa y Asia. Varios talleres permiten descubrir los oficios tradicionales como la orfebrería, la alfarería o el trabajo de los tejedores. Se puede igualmente admirar diferentes edificios que representan la arquitectura tradicional rusa, tanto en piedra como en madera.
Regreso al hotel.
Cena en el hotel.

DÍA 06 ABRIL / MOSCÚ – MÚRMANSK (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel. A la hora prevista traslado al aeropuerto para tomar vuelo a Múrmansk.
Llegada a Múrmansk.
Visita de “Saami City” y pequeño paseo en trineo tirado por renos.
Saami City está situada a unos 110 km al sur de Múrmansk, en el área central de la península de Kola, y en una zona de antiguos asentamientos de la población Saami. Hoy en día quedan muy pocos descendientes de los Saami que poblaban originalmente estas tierras, y tendremos la ocasión de conocer aquí a uno de ellos, que nos mostrará antiguas fotografías y nos contará algunas historias, anécdotas y tradiciones. Podremos ver construcciones y símbolos religiosos de los Saami, y conocer a sus inseparables compañeros, los renos y los huskies. Tendremos la ocasión de efectuar un pequeño paseo (5-10 min) en trineo tirado por renos (XX pax por trineo) y de probar una sopa tradicional.
Continuación a través de la Península de Kola hasta el Lago Imandra, bordeando el Parque Nacional de la Laponia rusa. Recorreremos paisajes de indescriptible belleza. En el camino pasaremos también cerca de algunos de los principales centros industriales y mineros de la región, como Olenegorsk y Monchegorsk.
Almuerzo en “Saami City”.
Salida hacia Kírovsk.
Llegada a Kírovsk. La pequeña ciudad de Kírovsk se encuentra a 350 m de altura, al pie mismo de las montañas Khibiny. Cuenta con unos 30.000 habitantes, divididos en tres asentamientos diferentes. Fue fundada en 1929 y hoy día es una curiosa mezcla de comunidad minera y centro deportivo y de turismo de aventura: Kírovsk cuenta con la mayor estación de esquí del norte de Rusia, con 6 pistas certificadas por la FIS, una cota máxima de 1050 metros y un desnivel de casi 700 metros. Desde aquí salen numerosas expediciones en esquí de montaña, travesía, motonieve, etc. a las montañas Khibiny, así como a otros puntos y parques nacionales de la región de Múrmansk y de la vecina Carelia. En la entrada del pueblo podremos ver la iglesia ortodoxa de la Imagen de San Salvador, con sus vistosos ladrillos rojos y sus cúpulas doradas.
Traslado al hotel.
Cena en el hotel.
Salida nocturna para intentar avistar Auroras Boreales. Las Montañas Khibiny son un escenario de cuento de hadas para intentar observar las auroras boreales. Saldremos del pueblo en autocar y posteriormente efectuaremos una caminata de unos 30 minutos a través de una ancha pista para llegar a un amplio valle entre montañas.
IMPORTANTE: Las Auroras Boreales son un fenómeno de la naturaleza, completamente aleatorio, que no ocurre cada día y que es casi imposible de predecir con antelación. Incluso cuando se da el fenómeno, es necesario para verlo que el cielo esté despejado, ya que si hay nubes espesas no pueden verse. Todo ello está completamente fuera de nuestro control. Por lo tanto, si bien hacemos todo lo posible para que los viajeros puedan disfrutar de las Auroras Boreales durante su viaje, en el marco de las actividades y horarios previstos, de ningún modo se puede garantizar la observación de Auroras Boreales durante el viaje. Obviamente, la no observación de Auroras Boreales no da derecho a ningún descuento al reembolso de ninguna cantidad abonada.
Salida del hotel a las 21:00, regreso al hotel a las 24:00.Tiempo de observación:
aproximadamente 2 hs
Los tiempos indicados podrían variar y acortarse, y la salida nocturna incluso suspenderse si las condiciones meteorológicas impidieran de forma definitiva la observación de las Auroras Boreales (en caso de niebla espesa, tormenta de nieve, etc.). Ello no daría lugar a ningún reembolso.

DÍA 07 ABRIL /KÍROVSK – MÚRMANSK (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Safari en motonieve en las montañas Khibiny.
Las montañas Khibiny, con su espectacular relieve y sus preciosos valles, ofrecen un marco incomparable para los safaris en motonieve que, además, debido a la altura, se pueden realizar aquí habitualmente hasta el mes de mayo. Saldremos desde el pueblo a través de un valle, adentrándonos en el macizo hasta llegar a un paso de montaña batido por el viento y un lago de montaña helado.
Nos cambiaremos en la base de las motonieves, donde recibiremos el equipo necesario, así como las instrucciones básicas de manejo de las motonieves y comportamiento y normas a seguir durante el safari, que nos serán traducidas por nuestro guía. A continuación, nos dividiremos en grupos de aproximadamente 6 motonieves cada uno, cada grupo acompañado de un instructor (habla rusa o inglesa).
En cada motonieve viajan dos personas, una de los cuales maneja la motonieve, llevando detrás a un pasajero. Las dos personas se turnan en el manejo de la motonieve siguiendo las indicaciones del instructor, en las paradas realizadas al efecto. El suplemento a pagar para estar solo una persona a bordo de la motonieve es de 299 EUR.
Salida del hotel a las 09:00, regreso al hotel a las 12:00. Tiempo de transporte: aproximadamente 1 hora, ida y vuelta. Duración del safari: aproximadamente 01h y 30 minutos.
En caso de no poder realizarse el safari en motonieve por circunstancias meteorológicas, sería reembolsado el importe de la actividad. En caso de haberse iniciado el safari, y tener que acortarse por un empeoramiento de las condiciones meteorológicas o cualquier otra circunstancia, emergencia, etc., no se efectuaría reembolso. Un desistimiento voluntario por parte de un pasajero en cualquier momento (antes del safari o durante el mismo) no daría lugar a ningún reembolso.
Visita del “Pueblo de Nieve” en Kírovsk.
Desde 2008 cada año se crea desde cero esta impresionante estructura, completamente tallada en la nieve y el hielo por 20 artistas, tanto rusos como de los países vecinos. Es la mayor estructura tallada en la nieve en el mundo, y se compone de más de 20 cámaras y numerosos pasillos que las conectan, que se extienden a lo largo de más de 2000 metros cuadrados. Cada año se dedica a una temática diferente. Podremos recorrer las salas donde los artistas han tallado bellísimas filigranas, con una sublime decoración realzadas por los juegos de luces y colores.
Descenso en “vatrushki” (trineo inflable).
Tendremos ocasión de practicar un pasatiempo que todos los rusos conocen desde la infancia: Bajar una pequeña cuesta en “vatrushki” (rosquillas), una especie de flotadores que se deslizan a toda velocidad sobre la nieve y el hielo.
Almuerzo en Kírovsk.
Continuaremos por la península de Kola hacia el lago Imandra que bordea el Parque Nacional de la Laponia rusa. Recorreremos paisajes de una belleza indescriptible. En el camino, también veremos algunos de los principales centros industriales y mineros de la región, como Olenegorsk y Monchegorsk.
Parada en el Lago Imandra y pequeño paseo en trineo tirado por huskies.
El Lago Imandra es el segundo mayor lago de la región ártica en Europa, y el mayor en la Laponia rusa. Su costa dibuja caprichosas formas, creando numerosas bahías, recovecos e islotes. Tiene una profundidad máxima de 67 metros, unos 850 km2 de superficie y se encuentra a unos 150 km de Múrmansk. Sus aguas son transparentes y abundantes en pesca. Nos dirigiremos a una granja de los célebres perros rusos “huskies”, especialmente entrenados y adaptados a las duras condiciones polares. Podremos realizar un breve paseo (15 min) en trineo tirado por “huskies” sobre las aguas heladas del Lago Imandra, y calentarnos con auténtico vodka ruso acompañado de los típicos “zakuskis”.
En los trineos iremos cubiertos con mantas, pero es necesario llevar consigo ropa de abrigo. Hay un pasajero por trineo, además del “musher” o guía, que habla ruso y, en ocasiones, inglés.
En caso de no poder realizarse el paseo en trineos tirados por huskies por circunstancias meteorológicas, sería reembolsado el importe de la actividad. En caso de haberse iniciado el paseo, y tener que acortarse por un empeoramiento repentino de las condiciones meteorológicas o cualquier otra circunstancia, emergencia, etc., no se efectuaría reembolso. Un desistimiento voluntario por parte de un pasajero en cualquier momento (antes del paseo o durante el mismo) no daría lugar a ningún reembolso.
Cena.
Salida hacia Múrmansk.
Observación de Auroras Boreales en ruta. Las Auroras Boreales son uno de los mayores espectáculos que nos brinda la naturaleza. El cielo nocturno se ilumina en un increíble ballet mágico de luces multicolores que parecen bailar ante nuestros ojos. Se trata de un fenómeno creado por la llegada de partículas solares cargadas de energía a la tierra, y su choque con el campo magnético terrestre y los gases de nuestra atmósfera. Esto crea un impresionante espectáculo de luces que bailan y cambian caprichosamente de forma en el cielo nocturno. Para intentar avistar las auroras boreales en las mejores condiciones, debemos evitar la contaminación lumínica, salir de zonas urbanas iluminadas y dirigirnos a áreas rurales, preferentemente en lo alto de una colina para poder disfrutar de una mejor vista. La región de Múrmansk es una de las partes del mundo más favorables a la observación de Auroras Boreales por los siguientes motivos: Está situada muy al Norte, su temperatura aun siendo fría, está moderada por la Corriente del Golfo, y goza de más días claros que otras ciudades en la misma latitud. Múrmansk se encuentra en el llamado “Óvalo de las Auroras Boreales”, la parte del mundo donde es más fácil avistarlas. En Múrmansk y su región podemos avistar auroras boreales entre finales de septiembre y abril.
IMPORTANTE: Las Auroras Boreales son un fenómeno de la naturaleza, completamente aleatorio, que no ocurre cada día y que es casi imposible de predecir con antelación. Incluso cuando se da el fenómeno, es necesario para verlo que el cielo esté despejado, ya que si hay nubes espesas no pueden verse. Todo ello está completamente fuera de nuestro control. Por lo tanto, si bien hacemos todo lo posible para que los viajeros puedan disfrutar de las Auroras Boreales durante su viaje, en el marco de las actividades y horarios previstos, de ningún modo se puede garantizar la observación de Auroras Boreales durante el viaje. Obviamente, la no observación de Auroras Boreales no da derecho a ningún descuento al reembolso de ninguna cantidad abonada.
Traslado al hotel.
Alojamiento.

DÍA 08 ABRIL / MÚRMANSK - SAN PETERSBURGO (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Visita del rompehielos atómico “Lenin”.
En las numerosas expediciones en el Ártico ruso, hacia las diferentes bases y asentamientos en el extremo Norte del país, se vio claramente la necesidad de prolongar la autonomía de los barcos. Los rompehielos consumen una gran cantidad de energía, debido a la potencia que necesitan para romper la coraza helada del océano. En los tradicionales rompehielos diésel, aun llevando un 70% de su peso en combustible, la autonomía llega a un máximo de 40 días. La Unión Soviética decidió la construcción del primer rompehielos alimentado por energía nuclear y construyó en los astilleros de San Petersburgo el primer rompehielos atómico del mundo, el “Lenin”. Botado en 1957, fue completado en 1959. Estaba alimentado por 3 reactores nucleares, que luego fueron sustituidos por 2 de un tipo más avanzado y seguro. La nave tenía una autonomía de un año, con una potencia de 45.000 caballos. En 1989 fue retirado del servicio, tras haber recorrido casi 600.000 millas náuticas (un millón de kilómetros) entre los hielos del Ártico. Funciona como museo en la ciudad de Múrmansk donde se encuentra “Atomflot”, la sede de la flota rusa de rompehielos nucleares, la única del mundo. Visitaremos el “Lenin” y podremos ver las diferentes estancias del barco, adaptadas a una tripulación que debía pasar largos periodos en autonomía total, sin contacto con el exterior: Cantina, cine, enfermería, camarotes, sala de mapas, puente de mando y, por supuesto, la sala donde se encuentran los reactores nucleares, hoy desactivados.
Visita panorámica de Múrmansk.
Múrmansk es la puerta de entrada más accesible al Ártico ruso y a la Laponia rusa. Con sus 300.000 habitantes, es la mayor ciudad del mundo situada al norte del Círculo Polar Ártico. Está situada al fondo de un fiordo navegable en el mar de Bárents, y es uno de los puertos más importantes de Rusia, pesquero, comercial y militar. Está comunicada con el resto del país por carretera y ferrocarril, así como por varios vuelos regulares diarios a Moscú (a 1500 km) y San Petersburgo (a 1000 km). Está situada junto al fiordo, en una zona de colinas y lagos. Desde aquí podemos acceder a los principales puntos de interés de la región. Debido a su latitud, en el extremo Norte de Europa, Múrmansk es un lugar ideal para intentar observar las Auroras Boreales. Durante el invierno, entre el 2 de diciembre y el 10 de enero, es “Noche Polar” en Múrmansk, con 40 días de noche ininterrumpida. El clima de Múrmansk está moderado por la Corriente del Golfo (“Gulf Stream”), lo que hace que sus temperaturas sean en general bastante más moderadas que en otras zonas interiores de Laponia como Rovaniemi o Ivalo. El fiordo permanece todo el año libre de hielo.
Comenzaremos por el centro de la ciudad, y su plaza más importante la Plaza de las Cinco Esquinas. Junto a ella se sitúa el Parque Central, donde se encuentra el curioso Monumento al Bacalao, principal producto de la flota pesquera de Múrmansk. En el cruce de la Avenida de Lenin y la Calle de Karl Marx se encuentran dos de las construcciones más importantes de la ciudad, el Ayuntamiento y el Museo Regional de Arte y Tradiciones, el edificio de piedra más antiguo de Múrmansk. Pasaremos a continuación por el Monumento a los Patriarcas Cirilo y Metodio, quienes introdujeron la escritura en Rusia, creando el alfabeto cirílico. Pasaremos frente al Tribunal de Justicia y la Casa de la Cultura, continuando por la Avenida Lenin, donde se encuentran numerosos exponentes de la majestuosa arquitectura estalinista, para ver el Teatro Dramático, junto al Monumento a los Guarda-Fronteras del Ártico. Recorreremos la Avenida del Teniente Shmidt, pasando ante el Monumento a los Marinos y Barcos de la Flota, la Estación Central de Ferrocarril, y la zona deportiva, con el Palacio de Hielo, el Estadio Central y la Piscina Municipal. Tras parar en el Monumento a los Exploradores del Ártico, subiremos a la colina cercana donde se encuentran algunos de los principales monumentos de la ciudad: La iglesia ortodoxa de San Salvador Sobre las Aguas, el memorial a los marinos muertos en tiempo de paz, y el emotivo Monumento a los Submarinistas del “Kursk”, con la torreta del tristemente célebre submarino nuclear que se hundió en el año 2000 en aguas del mar de Bárents, matando a sus 118 tripulantes, y que tenía su base en una de las instalaciones militares cercanas a Múrmansk. Desde aquí podremos ver una panorámica de la ciudad. Contornearemos el lago Semyonóvskoye donde se encuentra la estatua del célebre gato “Semyon”, que sus propietarios perdieron en 1987 durante un viaje a Moscú y que recorrió durante 6 años los 1800 km que lo separaban de Múrmansk para regresar a casa… Desde aquí nos dirigiremos a uno de los puntos más altos de la ciudad, el Monumento a los Defensores del Ártico Ruso durante la Segunda Guerra Mundial, una impresionante estatua de un soldado soviético de casi 40 m de altura, más conocida con el sobrenombre de “Alyosha”, diminutivo de Alexéi. Aquí se encuentra la Llama al Soldado Desconocido y desde aquí podremos admirar una espectacular vista de la ciudad, su puerto, el fiordo de Múrmansk y sus alrededores. Tras pasar ante la estatua a la mujer que espera, dedicada a las esposas de los marinos, saldremos a las afueras de la ciudad para ver la iglesia ortodoxa de Todos los Santos, una de las más notables de Múrmansk, para llegar al puente sobre la Bahía de Kola, desde el que tendremos otra bellísima perspectiva de la ciudad y su fiordo. Regresaremos a continuación al centro.
Almuerzo.
Visita del Museo Naval de la Flota del Norte.
Cena en un restaurante local.
Traslado al aeropuerto para tomar nuestro vuelo a San Petersburgo. Llegada a San Petersburgo.
Alojamiento.

DÍA 09 ABRIL / SAN PETERSBURGO (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Visita panorámica completa de San Petersburgo.
Ventana de Rusia a Europa, Venecia del Norte, Ciudad-Museo… cualquiera que sea el título que se le dé, San Petersburgo es una ciudad que hay que conocer. Construida sobre el agua y el barro en 1703 por el Zar Pedro el Grande, esta magnífica ciudad báltica cautiva al visitante. Suntuosos palacios, elegantes puentes y majestuosos malecones de granito se reflejan en sus ríos y canales que se entrecruzan con las callejuelas. Su belleza y riqueza dejan mudo al viajero.
Visita totalmente guiada en español, toma de contacto ideal con la ciudad, su centro histórico y sus principales monumentos. Podremos apreciar la Perspectiva Nevsky, con sus prestigiosos edificios: Palacios Aníchkov, Stroganov y Beloselski-Belozerski; iglesias luterana, católica y armenia; la Catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán, los edificios Eliseev, Mertens y Singer… Atravesaremos la Fontanka, río que cruza el centro urbano de San Petersburgo, así como el río Moika y el canal Griboyedov. Sobre este último se encuentra la célebre iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada, de inconfundible estilo ruso con sus cúpulas multicolores y doradas, en forma de bulbo. El antiguo Palacio de Invierno, imponente residencia de los Zares, transformado en el Museo del Hermitage, domina desde su fachada Norte el curso del majestuoso Neva. Al otro lado del río se alza la inconfundible silueta de la Fortaleza de Pedro y Pablo. No lejos se encuentra la Cabaña de Pedro el Grande: desde esta modesta vivienda de madera, el Zar seguía personalmente la evolución de la construcción de “su” ciudad, entre 1703 y 1708. En la isla Vasílievski se encuentran la Strelka, el palacio Ménshikov y el histórico edificio de la Universidad. Pasaremos ante el Almirantazgo y su imponente flecha dorada, símbolo de la fuerza naval rusa, en la que Pedro el Grande quiso cimentar su Imperio. Veremos su estatua ante el edificio del Senado y la Catedral de San Isaac, con sus gigantescas columnas de granito rojo de Finlandia. La plaza Teatrálnaya alberga los edificios del Conservatorio y el célebre Teatro Mariinsky. Terminaremos ante la bella catedral de San Nicolás de los Marinos, rodeada de canales. Pequeño paseo por el barrio de Dostoievski, El escritor de fama mundial Fiódor Dostoievski mantuvo una estrecha relación con la ciudad de San Petersburgo, a la que amó, y en la que pasó una gran parte de su vida. Visitaremos su barrio preferido, situado en pleno centro de San Petersburgo donde, tras las elegantes fachadas, vivían gentes de toda clase y condición, personajes que reflejaban la Rusia real, que el escritor gustaba de llamar “Verdaderos Rusos” y reflejó de forma magistral en obras como “Crimen y Castigo”, “el Idiota” y otras. Recorreremos las mismas calles donde paseaba el escritor, podremos admirar la fachada de la casa donde murió, hoy transformada en museo, y visitaremos la iglesia de San Vladimir, donde frecuentemente acudía a rezar.
Visita del Mercado Kuznechny.
Situado en una de las zonas más antiguas de San Petersburgo, en el barrio que hoy lleva el nombre del escritor Dostoievski, el Mercado fue construido a principios del siglo XX. Es uno de los más famosos de la ciudad, siendo sin duda el favorito de sus habitantes. No es el lugar más barato, pero si el mejor abastecido. Aquí podemos encontrar los mejores productos procedentes de toda Rusia y de otros lugares del mundo: Frutas y verduras de los fértiles oasis de Asia Central, sabrosos quesos caseros; deliciosos frutos secos del Cáucaso, setas y frutos de los bosques del Norte, pescado fresco de los ríos rusos y caviar… Los compradores pueden probar los productos, es la mejor garantía de calidad.
Vista exterior del Acorazado “Aurora”
barco de la antigua marina de guerra imperial, cuyos cañonazos el 25 de octubre de 1917 marcaron el inicio de la Revolución Rusa. La tripulación amotinada se sumó a los revolucionarios, rechazando la orden superior de abandonar la ciudad. Sus tropas no solamente dieron la señal del asalto al Palacio de Invierno, sino que participaron en el mismo. Podremos admirar la espectacular vista del majestuoso acorazado y sus históricos cañones desde la orilla del Neva.
Visita exterior de la Cabaña de Pedro el Grande.
Esta modesta casa de madera, construida en 1703, fue la primera edificación de San Petersburgo. Inspirada en las viviendas holandesas del siglo XVIII, desde ella Pedro el Grande seguía personalmente la edificación de “su” ciudad entre 1703 y 1708.
Visita de la Fortaleza de Pedro y Pablo con su catedral, panteón de los zares Románov. Situada en una pequeña isla frente al Palacio del Invierno, dominando los tres brazos del Neva, la Fortaleza estaba destinada a proteger la ciudad de las incursiones por vía marítima. Los Zares la utilizaron después como prisión política, encarcelando allí a sus principales opositores, principalmente intelectuales. Convertida hoy en museo, su recinto amurallado ofrece incomparables vistas de la orilla sur del Neva. Desde sus murallas, diariamente, un cañonazo marca las doce del mediodía. La pequeña iglesia de madera que se encontraba originalmente en su interior se fue agrandando hasta transformarse en Catedral. Podremos admirar en ella la tumba del fundador de la ciudad, el Zar Pedro el Grande, así como las de los zares de la dinastía Románov y sus familias, incluyendo Nicolás II y su esposa e hijos, asesinados durante la revolución en 1918. Sus cuerpos fueron trasladados a la Catedral en 1998.
Almuerzo.
Visita de la Catedral de San Isaac.
Autentico símbolo de San Petersburgo, fue diseñada y construida principalmente por dos arquitectos: el español Agustín de Betancourt y el francés Auguste de Montferrand. La Catedral de San Isaac es una de las mayores de Europa por su tamaño, y también por la riqueza y majestuosidad de los materiales empleados en su construcción y decoración, incluyendo grandes cantidades de oro, malaquita y lapislázuli, hoy día la Catedral funciona como museo y solamente está dedicada al culto diario una capilla, si bien hay servicios religiosos en las más importantes festividades.
Visita de la cúpula de San Isaac.
Desde la galería abierta situada alrededor de la gigantesca cúpula, se divisa una magnifica panorámica de la ciudad, sus principales monumentos y el majestuoso Neva. Se pueden también apreciar en todo su esplendor los imponentes grupos escultóricos que decoran las balaustradas.
Paseo en la Perspectiva Nevsky y el Barrio de las Artes.
La Perspectiva (avenida) Nevsky es el eje principal de San Petersburgo, la más bella e importante avenida de la ciudad. Es el centro de la vida comercial y social de San Petersburgo, una animadísima arteria llena de tiendas y cafés en la que los habitantes de la ciudad adoran pasear y mostrarse. Admiraremos algunos de sus más importantes edificios, como los palacios Anichkov, Stroganov y Beloselski-Belozerski, los grandes almacenes Gostiny Dvor, los edificios Eliseev, Mertens y Singer y el Puente Anichkov. En la Perspectiva Nevsky se encuentran importantes iglesias como la iglesia luterana de San Pedro, la iglesia católica de Santa Catalina, la iglesia armenia y la imponente columnata neoclásica de la catedral de Nuestra Señora de Kazán. Pasaremos frente al suntuoso edificio del Fran Hotel Europa para adentrarnos en el llamado “Barrio de las Artes”, en torno al palacio Mijáilovsky, sede del Museo Ruso. En la misma plaza se encuentran el teatro Mijáilovsky, el teatro de la Comedia Musical, la Filarmónica, y la imponente fachada del Museo Etnográfico. A corta distancia, sobre el canal Griboyedov se yergue orgullosa la silueta de la catedral de San Salvador.
Visita de la Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada.
Fue edificada en 1882 a orillas del canal Griboyedov, por orden de Alejandro III en memoria de su padre, Alejandro II, asesinado en un atentado en ese mismo lugar, lo que dio su nombre a la iglesia. En el interior se conserva el fragmento de adoquinado donde el zar cayó mortalmente herido. Fue construida en estilo típicamente ruso, inspirado en las iglesias de la región de Yaroslavl y en la catedral de San Basilio de Moscú, por lo que es totalmente diferente del resto de iglesias de San Petersburgo. Su fachada es de ladrillo rojo decorado con y sus cúpulas en forma de bulbo están ornadas con cerámica multicolor y pintura dorada. Pero es en su interior donde la riqueza decorativa alcanza todo su esplendor, con más de 7500 m² de espectaculares mosaicos, como ninguna otra iglesia en el mundo. Su silueta, alzándose sobre las aguas del canal Griboyedov, es una de las imágenes más conocidas de la ciudad.
Regreso al hotel.
Cena en el hotel.

DÍA 10 ABRIL / SAN PETERSBURGO (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Mañana libre.
Almuerzo.
Pequeño paseo por el barrio Pushkin.
Han pasado ya casi dos siglos desde el trágico fallecimiento del mas celebre y admirado de los escritores de Rusia, pero los rusos aun leen sus obras y admiran a Pushkin, por su talento extraordinario, y porque siempre tomó partido por los más débiles, por el pueblo ruso. Visitaremos la zona de la ciudad donde vivió entre sus numerosos y largos viajes. Pasearemos sobre los adoquines de la calle Milliónnaya, admiraremos sus antiguos palacios y los imponentes Atlantes que sostienen la columnata del Hermitage. Atravesaremos el romántico Canal de Invierno y pasaremos junto al antiguo edificio de la caballería de la Guardia. Junto al rio Moika podremos apreciar la fachada de la casa donde Pushkin vivió y murió, tras un duelo por el honor de su esposa.
Visita del Museo del Hermitage.
El magnífico Museo del Hermitage es la mayor atracción de San Petersburgo. Está situado enel Palacio de Invierno, antigua residencia de los Zares, y tres otros edificios contiguos junto al Neva. El Hermitage es el mayor museo de Rusia, así como uno de los más importantes del mundo. Fue fundado en 1764 por Catalina la Grande y se fue enriqueciendo a lo largo de los siglos mediante la compra por parte de los zares de colecciones completas en el extranjero. Hoy cuenta con más de tres millones de obras de arte y posee colecciones de una riqueza inestimable: colecciones de escultura y pintura, cristal y porcelana, tapicerías y joyas, grabados, antigüedades de la época clásica, armas, medallas, monedas, valiosos libros… Debe su renombre internacional en especial a sus colecciones de pintura de las escuelas italiana, flamenca, francesa y española, en particular obras maestras de Leonardo da Vinci, Rafael y Rembrandt. Sus suntuosos interiores ricamente decorados sor el marco ideal para esta colección única.
Regreso al hotel.
Cena en el hotel.

DIA 11 ABRIL / SAN PETERSBURGO (PENSION COMPLETA)
Desayuno en el hotel.
Excursión a Pushkin y visita del Palacio de Catalina con su célebre “Cámara de Ámbar” y sus jardines.
La pequeña ciudad de Pushkin, situada a 30 km al sur de San Petersburgo, se denominó así en honor del más grande poeta ruso. Antiguamente se llamaba Tsárskoye Seló, o “Aldea de los Zares”. En ella se encuentra una de las más bellas residencias imperiales, el Palacio de Catalina, cuyo nombre está dedicado a Catalina I, esposa de Pedro el Grande. Diseñado por el célebre arquitecto italiano Bartolomé Rastrelli, autor de los más importantes monumentos y palacios de San Petersburgo, fue construido en el siglo XVIII a lo largo del reinado de cinco Zares. Cada uno de ellos intervino en la construcción de acuerdo con su propio gusto y a las tendencias de la época, desde el Rococó inicial hasta el Neoclásico. Lugar de predilección de Catalina II la Grande, en su incomparable sucesión de salones destaca la Cámara de Ámbar, enteramente recubierta de Ámbar del Báltico. Oculta a las visitas durante casi un siglo, ha sido completamente restaurada en 2003, con motivo del Tricentenario de San Petersburgo. También destacan la Galería Dorada con la Sala de Pinturas y el salón de baile conocido como Gran Salón. La bellísima arquitectura del Palacio encuentra su reflejo en el parque circundante, donde se puede pasear entre bosques de abedules y abetos, lagos y estanques, arroyos, puentes, esculturas, pérgolas... La inolvidable belleza del lugar ha sido descrita por innumerables poetas y artistas.
Visita exterior del Palacio de Pávlovsk y su parque.
El palacio de Pávlovsk fue un regalo de Catalina la Grande a su hijo Pablo, futuro zar Pablo I, en 1777. El gran parque, que ocupa 600 hectáreas a lo largo del valle del rio Slavyanka, es uno de los mayores parques paisajísticos del mundo, y la más extensa zona verde alrededor de san Petersburgo. Fue diseñado por Charles Cameron en estilo inglés y ocupa lo que originalmente era un coto de caza imperial. El Jardín Holandés con sus coloridos lechos de flores, situado junto al Palacio, estaba reservado al disfrute de la familia imperial. El parque se considera una obra maestra de arquitectura paisajística en Europa, con sus verdes colinas desciendo suavemente hacia las orillas de la Slavyanka y sus meandros, los riachuelos y fuentes, los monumentos esparcidos en los frondosos bosques y verdes praderas… El Parque es uno de los lugares favoritos de los habitantes de San Petersburgo, que vienen a pasear aquí durante todo el año.
Almuerzo.
Visita de la Catedral de San Nicolás de los Marinos y asistencia parcial a la misa ortodoxa rusa cantada.
Este magnífico monumento del barroco ruso, con sus espectaculares cúpulas doradas, fue erigido en una zona que desde tiempo de la fundación de la ciudad por Pedro el Grande estaba poblada principalmente por marinos, debido al gran número de vías de agua que la surcan y a su proximidad con el puerto de la ciudad. Posteriormente se instaló aquí el Regimiento Naval de la ciudad. La iglesia fue construida por orden personal del príncipe Golitsin, que ofreció a la zarina Elisaveta Petrovna erigir el templo de San Nicolás de los Milagros - protector de los marinos - en honor de las hazañas de la Flota Rusa. La construcción, dirigida por el arquitecto Chevalinski, duró desde 1753 hasta 1762. La catedral consta en realidad de dos iglesias diferentes, situadas cada una de ellas en uno de los dos pisos que la componen: la iglesia de San Nicolás en el piso inferior, y la iglesia de la Epifanía en el superior. Ambas ricamente decoradas con molduras y columnas de orden corintio. El conjunto es rematado por un bello campanario exento. La combinación de cúpulas doradas, fachadas azules y columnas blancas es de gran belleza.
Regreso al hotel.
Cena de despedida en el restaurante típico “Isba Podvorie”, con menú ruso, animación folclórica, vino y vodka a voluntad.
Podvorie es un templo de cocina y sabores populares, situado en una típica casa de madera rusa o “isba”, a 30 Km. de San Petersburgo, rodeado de bosques de abetos y abedules. En el acogedor marco de esta rústica casita, magnífico ejemplo de arquitectura del Norte de Rusia, podremos saborear los platos más característicos de la cocina rusa, tal y como lo hacen personalidades como el príncipe Carlos, Jacques Chirac o Vladimir Putin, cliente habitual del lugar cuando visita su ciudad natal. Podvorie es considerado “el más ruso de los restaurantes rusos”. Los productos utilizados son de primera calidad y totalmente naturales, como el vino, que llega directamente de los viñedos del propietario en Crimea o el Vodka, producido en su propia destilería. En verano se puede disfrutar de una agradable terraza, en invierno es inolvidable la recepción sobre la nieve con vodka sacado de un samovar de hielo, y el acogedor interior de madera al calor del fuego en la chimenea.
Animación folclórica en Podvorie. Mientras disfruta de la sabrosa cocina en el interior de madera de este típico restaurante, bailarines y cantantes vestidos con trajes tradicionales harán inolvidable esta experiencia rusa.

DÍA 12 ABRIL / SAN PETERSBURGO (SALIDA)- BUENOS AIRES
Desayuno en el hotel.Transfer de salida al aeropuerto.A la hora indicada los trasladaremos hasta el aeropuerto para tomar su vuelo de Lufthansa a las 18 hs.Destino Buenos Aires(Escala de 2.05 hs en Frankfurt con cambio de avión).Fin de nuestros servicios.

  Producto no vigente

Este producto no se encuentra vigente

  Puede consultar por otras opciones para los mismos destinos:

01 de Abril de 2018

Hoteles previstos( o similares)
MOSCÚ:
4* Sup. centro: Holiday Inn, Radisson, Mercure, Novotel, Azimut, Borodino, o similar
KÍROVSK:
3*: Sevérnaya, Apatity
MÚRMANSK:
4*: Azimut, Park Inn by Radisson Poliarnie Zori, o similar
SAN PETERSBURGO:
4* Sup. centro: Radisson, Marriott, Novotel, Sokos, Vedensky, Nash, o simila

Aereos Lufthansa
LH 511 01APR EZEIZA FRANKFURT sale 1655 llega 11:10 +( 1 día)
LH1448 02APR FRANKFURT MOSCÚ sale 1255 llega 1705
LH1437 12APR SAN PETERSBURGO FRANKFURT sale 18:00 llega 19:50
LH 510 12APR FRANKFURT EZEIZA sale 21:55 llega 06:45+(1 día)